Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 abril 2009

"The Hunter": Mark Leeds

“The Hunter”: Mark Leeds


Intolerantes enmascarados en una plataforma vecinal promueven el odio y la represión contra Alianza Nacional, chequismo en estado puro. El partido estudia acciones legales“, afirman en su página web los patriotas que tienen entre sus postulados la imposición del “ius sanguinis” (derecho de sangre) como criterio para adquirir la nacionalidad, así como la revocación de la ciudadanía a aquellos individuos que no sean asimilables por su estirpe o mentalidad dentro de la comunidad nacional.

A los patriotas nacional-aliancistas les llama la atención la nula condescendencia que su publicitada manifestación del día 1 de mayo en Zaragoza, en un barrio de mayoría inmigrante, ha suscitado entre las organizaciones que defienden los derechos fundamentales de las personas; esperaban, acaso, ser recibidos con toques de corneta y redobles de tambor, lanzamiento de rojos claveles, un arco de banderas triunfales ondeando al viento del racismo y la xenofobia y retratos a tamaño natural de dos de sus otrora  invitados -de estirpe probadamente pura-: David Duke (antiguo miembro del Ku-Kux-Klan) y Manfred Roeder (orgulloso ex-integrante de las Juventudes Hitlerianas).

[…]

Mon dieu qu’il ferait bon sur la terre des hommes
si on y rencontrait cette race incongrue,
cette race importune et qui partout foisonne,
la race des gens du terroir des gens du cru.
Que la vie serait belle en toutes circonstances
si vous n’aviez tiré du néant tous ces jobards.
Preuve peut-être bien de votre inexistence.
Les imbéciles heureux qui sont nés quelque part.
Les imbéciles heureux qui sont nés quelque part.

Georges Brassens

Anuncios

Read Full Post »

gone

“Gone”: Lisle Drake

 

 

Igual que otros países democráticos, tanto miembros de la UE como aquellos que no lo son, no podemos permitir que nuestra presencia legitime unos ataques absolutamente inadmisibles a Israel“.- Karel Schwarzenberg, Ministro de Asuntos Exteriores de la República Checa, tras el abandono de la delegación de su país de la Conferencia Internacional de Lucha contra el Racismo y la Xenofobia, en respuesta a las palabras del presidente iraní Mahmud Ahmadineyad calificando a Israel como “el más duro régimen racista“.

La República Checa, uno de los países donde la violencia  ejercida por bandas neonazis  contra la población gitana es tan habitual que copa, cada fin de semana, las páginas de sucesos de los medios de comunicación interior, fue escenario, cuando se dilucidaba su separación de Eslovaquia, de una de las más vergonzosas, injustificadas, deplorables y aberrantes decisiones sociopolíticas contra los Derechos Humanos: la conversión automática de miles de ciudadanos de etnia gitana nacidos en la antigua República de Checoslovaquia en apátridas, merced a una ley que denegaba el reconocimiento como ciudadanas legales a aquellas personas  -exclusivamente gitanas-  que, no habiéndose registrado como residentes en un plazo establecido, poseyeran antecedentes penales. Dado que la naciente Eslovaquia también se negaba a reconocer como eslovacos a los gitanos  de los que la República Checa renegaba, la situación de los últimos parias europeos llegó a convertirse en crítica. Sin documentación legal, sin patria, condenados al ostracismo en el territorio donde habían (mal)vivido generación tras generación, abocados a la delincuencia contumaz, a sobrevivir en guettos y a ser, en última instancia, piezas de caza -como el resto de los gitanos de la república- de las florecientes hordas filonazis que, cada vez con mayor impunidad, han ido extendiendo su frondoso racismo por el país.

El propio ministro de Derechos Humanos y Minorías Ëtnicas de la República Checa, Michal Kocáb, ante los últimos actos de violencia ocurridos en Vítkov (Moravia), donde un cóctel molotov lanzado contra una vivienda gitana dejó tres personas heridas-entre ellas una niña de dos años con quemaduras en el ochenta por ciento de su cuerpo-, ha admitido que quizás no hemos sabido reaccionar a tiempo, quizás el Gobierno debería ser más contundente, pero la verdad es que la situación empeora poco a poco y es necesario empezar a hacer algo inmediatamente.

Read Full Post »

“Mother’s Love”: Linda Norén


“Era una madre ideal y famosa en Zamora por su corazón abierto hacia la gente pobre. Papá fue, sin embargo, el ardiente anarquista de Aragón que desdeñaba la ceremonia, el sentimentalismo y el romanticismo desde el punto de vista de una persona realista”.Ramón Sender Barayón

No perdones a mis asesinos, que me han robado a Andreína, ni a Miguel Sevilla, que es el culpable de haberme denunciado. No lo siento por mí, porque muero por ti”, escribió Amparo Barayón a su esposo, Ramón J. Sender, en la última carta que, según cuentan, salió de la cárcel zamorana escondida entre los pañales de Andrea Sender Barayón, la hija de cinco o seis meses que, poco antes de ser fusilada la madre, le fue arrebatada porque “los rojos no pueden criar hijos”.

Cincuenta y dos años después, Ramón Sender Barayón, hijo mayor de Ramón José y Amparo, que contaba menos de dos años cuando su madre fue asesinada, daba a la imprenta un libro entrañable pese a su temática doliente, Una muerte en Zamora, donde, por encima de la estructura narrativa, se elevaba el canto de amor filial hacia el añorado ser desconocido del que le habían robado hasta la posibilidad de honrar recomponiendo migajas de recuerdos.

[…]

Cuentan que un pretendiente despechado, un cuñado falangista de felonía probada, un cura más cercano al César que a Dios y su matrimonio con el escritor republicano aragonés, dictaron la suerte de Amparo desde el momento mismo que decidió permanecer en Zamora, ciudad que, según la historiadora Laura de Dios Vicente fue “retaguardia, despensa y granero del Ejército Nacional” durante la Guerra (In)civil.

Como reflexiona Mauro Armiño, “al que buscaban por anarquista y rojo para llevarle al paredón era a él, a Ramón J. Sender. Al no encontrar al escritor, aplicaron el código bíblico que la Inquisición había practicado en los viejos tiempos: mata hasta la séptima generación. Los falangistas que asesinaron a Barayón no se limitaron a la esposa. Un hermano y dos cuñados murieron también durante las represiones.”

[…]

ANEXOS

Llamada del hijo de Sender, El País, 13/12/1981.

His mother and her murderer, New York Times, 1989.

Sender: Una víctima del mal, El Siglo de Europa, 1/10/2007

Página web de Ramón Sender Barayón, (en inglés).

Read Full Post »

april

“April”: Éva Gabriella Révész


Apenas un cuarto de arco iris se proyecta sobre el lecho herbáceo de la antigua pardina (=Arag., finca en la montaña) Gabarre, allí donde la memoria colectiva recuerda a mosén Ramiro, el cura viejo, arrodillado en el desaparecido esconjuradero, gritando, hasta enronquecer, la letanía pseudorreligiosa que terminaba con el invariable: “¡Au d’astí, au d’astí, au d’astí!” (=Arag., ¡Fuera de aquí!), preludio de la calma tras las durísimas embestidas de los elementos de la Naturaleza.

En una única piedra grisácea -islote inanimado entre un mar de tallos flexibles que aromatizan el terreno- con un desigual motete pintado por manos anónimas, se hallan acumulados los vestigios de tormentas, rayos, culebrinas, ventiscas, vendavales, que bruxas y diaples (=Arag., brujas y diablos) descargaron sobre el Barrio en constante pulso entre las fuerzas de la Naturaleza y las fuerzas humanas, aunadas estas últimas en la pequeña fortificación desde donde las palabras  del cura rural acuchillaban las sombras para que, a través de la herida, entraran los rayos del Sol y distribuyeran sus serenas caricias.

¡Au d’astí, au d’astí, au d’astí!


Bascués, la cigüeña veterana, camina, señorial, por la pardina humedecida, atenta al devenir de las bêtes sur l’herbe y los ratones de campo que asoman sus ojuelos a la gozosa claridad de la mañana.


Read Full Post »

Poupchen

only_dreaming_vacation

“Only dreaming vacation”: D. Wearhersby


Durante muchos años, la abuela Nené sólo supo que el hombre que la transportó en brazos desde el Puerto Viejo hasta la frontera francesa se llamaba Victorián, había nacido en Graus y pertenecía a la División 43ª del Ejército Republicano. Corría el año de 1938 y la abuela Nené, el abuelo Lájos y el hijo de ambos, el tío Barsaly, un bebé de pocos meses, acababan de llegar a Bielsa, el último reducto del Ejército Republicano en Aragón, aunque no huían de la guerra sino de la familia de ella, a la que llevaban dos años burlando y cuyas maldiciones y amenazas les producían tanto temor como los terribles bombardeos que terminarían destruyendo el postrer refugio español a donde les había llevado su imparable huída.

La abuela Nené y el abuelo Lájos se conocieron en la primavera de 1936, cuando ella apenas había cumplido trece años y él, integrante de un circo ambulante, confesaba diecisiete, aunque ni la una ni el otro poseían documentación que acreditara sus lugares y fechas de nacimiento. La familia de la abuela Nené procedía del sur de Portugal; el abuelo Lájos afirmaba haber nacido en Italia, de familia de romaníes austro-húngaros.

A la familia de la abuela Nené -tratantes de ganado-, la irrupción de aquel jovenzuelo de agradable sonrisa y lenguaje incomprensible, dejó de parecerles oportuna cuando descubrieron que no eran las caballerías sino Nené, la joya de la familia, la razón principal del abandono del circo, así que, tras apalearle a modo de advertencia, desmontaron el campamento permanente en las proximidades de la legendaria Sierra de Sevil y decidieron emprender el regreso a Portugal, abandonando en la sierra prepirenáica al muchacho, sin más pertenencias que la ropa que llevaba puesta. Aquella misma noche, Nené, ayudada por su hermana Mageni, huyó de la familia y marchó a reunirse con el abuelo Lájos, con el que terminó instalándose en Francia tras dos años de penurias y huída por la provincia de Huesca de las que el único recuerdo grato, amén del amor que se profesaban, fue el nacimiento de su primer hijo, el tío Barsaly, bajo un antiguo puente, hoy desaparecido, sobre el río Alcanadre, al que la veterinaria que se ocupa de la salud de los gatos del Barrio -nieta de la abuela Nené y del abuelo Lájos, conocidos familiarmente como Poupchen y Zouni-, llama Río de Barsaly.


Victorián Lanau Lascorz, el grausino que ayudó a la abuela Nené y al abuelo Lájos a cruzar la frontera, regresó a España a principios de la década de los cincuenta, instalándose en Pamplona, ciudad en la que falleció el 19 de agosto de 1972.
Pero, niña, ¿cómo vas a ser tú gitana con ese pelo rubio y esos ojos azules de valquiria?”, cuentan que le decía, bromeando, a la abuela Nené.



POST SCRIPTUM

El abuelo Lájos falleció en su casa de Béziers (Francia) en agosto de 2008. Parte de sus cenizas fueron esparcidas en las inmediaciones de la ciudad húngara de Debrecen, lugar donde, en 1933, había visto a sus padres, hermanos y hermanas por última vez  Sería también en Debrecen, pero en 1974, donde se reencontraría, gracias a las autoridades húngaras, con Jespolá, su hermana menor.

Read Full Post »

silence

“Silence”: Karin Kuhlmann


El Consejo Nacional del Agua, reunido ayer y presidido por la ministra Espinosa, elevó a borrador una propuesta  -que de aprobarse tomaría el rango de Real Decreto-  para incluir la cuenca del río Cenia en la demarcación hidrográfica del Ebro, en detrimento de la del Júcar, que es la correspondiente. Dicha propuesta tal vez no tendría detractores si en el Plan Hidrológico no se estableciera que los territorios usuarios de una demarcación hidrográfica son “los receptores naturales de los recursos hídricos de la misma”. Teniendo en cuenta que el río Cenia, con nacedero en los Puertos de Beceite, es un río básicamente castellonense que discurre entre Valencia y Cataluña, su posible adscripción a la cuenca del Ebro supondría el punto de partida para la justificación del trasvase hídrico tantas veces reclamado desde tierras valencianas. Precisamente a la derogación del trasvase del Ebro se refirió Francisco Camps, el bien trajeado presidente de la Comunitat Valenciana, tildándola como “disparate” durante la manifestación pro continuidad del trasvase Tajo-Segura celebrada en marzo pasado.

Read Full Post »

messages

“Messages”: Robert Campbell

 

 

Ampárennos el Santo Brazo de la mística santa abulense y desenvaine el patriota don Pelayo su cristianísima espada, que peligra, cual honra de mozuela a la grupa de alazán de mozo taimado, la integridad de España.

Así, en libre interpretación de las bobadas vehementes que surcan, cual galeones en ruta hacia Lepanto, las aguas virtuales, ha reaccionado la marinería bloguera de la Reserva Espiritual de Occidente ante el anuncio de las variaciones contractuales del –hasta la fecha-  Intocable Gran Maestre del Temple Radiofónico, Federico Jiménez Losantos, y, por ósmosis, del Predicador Nocturno, César Vidal.

Muertos Pemán y Giménez Caballero  -campeadores de la exaltación a los prohombres de la Patria Indivisible-  surgen de las reforzadas fortalezas de la World Wide Web las nuevas falanges prestas a dirigir sus anhelos de Cantares de Gesta, y sus tímpanos, allá donde la voz del muecín turolense de la Hispanidad asiente su bien remunerada laringe.

Read Full Post »

A Pascuala, la de la tiendeta de Constancia, se la conoce, de cuerpo presente, como Pascualita y, en ausencia, como la Gripia (=Arag., víbora, arpía), apelativo éste que en ningún caso hace justicia a los ofidios, en palabras que la Sra. Benita, la santera, resuelve con la coletilla “porque a gripia ista ye más mala qu’ arrancau” (=Arag., expresión referida a persona de aviesa intención).

De las malas artes de Pascualita quien más sabe y nunca cuenta es la señorita Valvanera, la vieja maestra, a quien -dicen- hizo la vida imposible en treinta y uno de los treinta y ocho años de ejercicio profesional. El curioso acotamiento del tiempo dedicado al incordio y la maledicencia contra la maestra se hace coincidir con el auge y caída, en los confines del Barrio, de la Sección Femenina del Movimiento, sociedad a la que Pascualita dedicaba los momentos de parón entre denuncia y falso testimonio. Dicen que era tal el aborrecimiento que tenía la hija de Constancia por la entonces joven maestra, que no dudó en hacer llegar al Obispado una carta con el Ave María de rigor en la que ponía en tela de juicio la honorabilidad en las relaciones entre mosén Ramiro, el cura viejo, y la señorita Valvanera. Mosén Ramiro, que poseía tantas dosis de bondad como de mal genio, advertido por sus superiores, increpó a la correveidile en la misa dominical. “¡Llamarme rijoso a mí, desgraciada!”, afirman que vociferaba el cura desde el púlpito de piedra. Fue tal el escándalo que, a partir de entonces, y mientras el mosén vivió, Pascualita cumplía con sus deberes con la Santa Madre Iglesia en el pueblo vecino, donde, entre las penitencias encomendadas por el colega de mosén Ramiro, no debía de encontrarse terminar con el acoso a la maestra, a quien la Gripia siguió incordiando con tanta saña como desatino unos cuantos años más.

A Pascuala -“Pascualita. Siempre me han llamado Pascualita”, suele decir-, alias la Gripia, una mala caída le dañó la cadera de manera irreversible, viéndose obligada a utilizar un andador que sustituyó a la silla de ruedas en la que estuvo confinada cerca de un año; silla de ruedas que, durante el tiempo benigno, era empujada por la señorita Valvanera, jubilada ya de los menesteres escolares, y que jamás mencionó los momentos desagradables que le hizo vivir en el pasado aquella a quien solícitamente paseaba.

Read Full Post »